La App Store de Apple evitó el fraude de más 1.500 millones de dólares en 2021

App Store es conocida por todo el mundo por ser el repositorio oficial de aplicaciones para dispositivos Apple. Desde su lanzamiento, Apple ha trabajado para ofrecer la máxima seguridad a sus usuarios, tomando las medidas necesarias para ello. El problema aquí es que cada día, aparecen nuevos métodos de fraude que son más difíciles de detectar. Debido a esto, Apple no deja de trabajar afinando sus procesos, creando nuevos y diseñando nuevas soluciones.

El año pasado, y según hemos podido leer en Appleismo, Apple publicó un primer análisis sobre prevención de fraudes. Los resultados mostraban que, solo en 2020, la combinación de la tecnología puntera y la experiencia de los profesionales de Apple pudo proteger a los usuarios de posibles operaciones fraudulentas por valor de más de 1.500 millones de dólares. Además de impedir el uso indebido de su dinero, su información y su tiempo, la empresa logró mantener casi un millón de apps problemáticas fuera de su alcance.

Hoy, Apple publica la actualización anual del análisis: en 2021, Apple protegió a los usuarios de posibles operaciones fraudulentas por valor de casi 1.500 millones de dólares, y evitó que más de 1,6 millones de apps sospechosas y sus actualizaciones defraudaran a los usuarios.

Los esfuerzos de Apple por prevenir y eliminar los engaños en el App Store exigen una vigilancia constante por parte de distintos equipos, encargados de tareas que van desde la evaluación de apps a la detección de fraudes. Este firme compromiso de Apple por defender a sus usuarios de actividades maliciosas da la razón una vez más a los reputados expertos independientes que afirman que el App Store es el lugar más seguro para encontrar y descargar apps.

Evaluación de las apps

El proceso de evaluación se divide en distintas fases, y en él trabajan tanto empleados humanos como sistemas informáticos. Las herramientas propias que emplea Apple en esta fase aprovechan toda la capacidad del aprendizaje automático, la heurística y la información acumulada desde la creación del App Store y permiten extraer rápidamente grandes volúmenes de datos sobre los posibles problemas y riesgos de cada app.

Lo que distingue al proceso de evaluación es el factor humano. Los equipos inspeccionan todas las apps y sus actualizaciones para garantizar que cumplen con las pautas del App Store en cuanto a privacidad, seguridad y publicidad no deseada. Este proceso constituye una línea de defensa básica para proteger a los usuarios del fraude.

El objetivo de la fase de evaluación es que más apps de calidad lleguen al App Store.

En 2021, la evaluación de apps ayudó a más de 107.000 nuevos desarrolladores a publicar en el App Store. El proceso puede repetirse varias veces, ya que en ocasiones las apps no están terminadas o tienen fallos que afectan a su funcionalidad cuando se envían por primera vez, o puede que los desarrolladores tengan que hacer mejoras en sus mecanismos para moderar los contenidos generados por los usuarios. En 2021, más de 835.000 nuevas apps problemáticas y 805.000 actualizaciones se rechazaron o eliminaron por esos y otros motivos. El proceso de evaluación permite presentar una apelación al equipo correspondiente si un desarrollador considera que las sospechas sobre su app son infundadas.

Una pequeña parte de las apps se rechazó porque podían resultar dañinas para los usuarios o perjudiciales para su experiencia de forma flagrante. Solo en 2021, el equipo de evaluación rechazó más de 34.500 apps porque contenían prestaciones ocultas o sin documentar y más de 157.000 porque incluían publicidad no deseada, copiaban a otras apps o manipulaban a los usuarios para hacer compras.

A veces, los desarrolladores fraudulentos tratan de saltarse el proceso creando una app que parece ser de una manera para luego alterar el concepto o la funcionalidad una vez aprobada. Cuando Apple descubre indicios de este tipo de fraude, su equipo de evaluación rechaza esas apps o las retira del App Store de inmediato y los desarrolladores afectados reciben un aviso para poder apelar en el plazo de 14 días antes de que su app sea eliminada. En 2021, más de 155.000 apps se retiraron del App Store por este tipo de maniobras.

El proceso de evaluación es clave para proteger la privacidad de los usuarios, que Apple considera un derecho humano fundamental. Todas las apps recibidas se inspeccionan para garantizar que los datos se tratan de la manera adecuada. En 2021, el equipo de evaluación rechazó más de 343.000 apps por solicitar más datos de los necesarios o por hacer un uso inadecuado de ellos una vez recopilados.

El código de conducta para desarrolladores de Apple establece que quienes incurran de forma reiterada en manipulaciones, engaños o en otra clase de comportamiento fraudulento serán expulsados del Apple Developer Program. Este código también requiere a los desarrolladores que se presenten a sí mismos y a sus productos del App Store de forma precisa y veraz, que no incurran en comportamientos que puedan manipular la experiencia del cliente en el App Store y que ofrezcan siempre contenidos, servicios y experiencias de primer nivel.

Si un usuario tiene dudas sobre alguna app, puede avisar de ello haciendo clic en la opción Informar de un problema del App Store o llamando al Soporte técnico de Apple. Además de estas vías, los desarrolladores tienen otros canales como el Asistente de Opinión y Apple Developer Support.

Ir arriba