Menores de edad utilizan los servidores de Discord para ganar dinero propagando malware

Avast, líder mundial en seguridad y privacidad digital, descubrió una comunidad en línea de menores que crean, comercializan y propagan malware, incluido el ransomware y una combinación de ladrones de datos y criptomineros. El grupo atrae a los usuarios más jóvenes al brindar acceso a diferentes creadores de malware y conjuntos de herramientas que permiten a los principiantes crear malware fácilmente. En algunos casos, las partes interesadas deben comprar el acceso a las herramientas de creación de malware para unirse al grupo, mientras que en otros casos pueden convertirse en miembros pagando una tarifa nominal de 5 a 25 euros.

La comunidad utiliza servidores dedicados de Discord, como foros de discusión y sitios de ventas, para difundir familias de malware como «Lunar», «Snatch» o «Rift», que están en línea con la tendencia actual de malware como servicio. Estos foros de discusión muestran que los insultos relacionados con la edad ocurren casi todos los días. Los niños también revelaron sus edades, discutieron la idea de hackear a sus maestros y sistemas escolares y mencionaron a sus padres en la conversación. En un grupo de Discord centrado en las ventas «lunares», hay más de 1500 usuarios, y entre 60 y 100 de ellos tienen roles de «cliente», lo que significa que pagan por los constructores. El precio de una herramienta de creación de malware depende del tipo de herramienta y de cuánto tiempo se haya accedido a ella.

Los tipos de malware que se intercambian entre los adolescentes se dirigen tanto a menores como a adultos, y cuentan con opciones que incluyen el robo de contraseñas e información privada, la criptominería e incluso el ransomware. Por ejemplo, si un usuario compra una herramienta de construcción y decide utilizarla para el robo de datos, la muestra generada enviará cualquier dato robado al usuario que la generó y distribuyó. O, si un usuario utiliza una herramienta para generar una muestra de ransomware, se pedirá a la víctima que envíe dinero a la criptocartera de ese usuario en particular. Otras características destacadas son el robo de cuentas de videojuegos, el borrado de carpetas de Fortnite o Minecraft, o la apertura repetida de un navegador web con contenido para adultos, aparentemente solo para gastar una broma a los demás.

«Estas comunidades pueden ser atractivas para los niños y adolescentes, ya que el hacking es visto como algo bueno y divertido. Los creadores de malware proporcionan una forma asequible y fácil de hackear a alguien y presumir de ello ante el resto de sus compañeros, e incluso una forma de ganar dinero a través del ransomware, la criptominería y la venta de datos de usuarios», especificó el investigador de malware de Avast, Jan Holman. «Sin embargo, estas actividades no son, ni mucho menos, inofensivas, sino delictivas. Pueden tener importantes consecuencias personales y legales, especialmente si los niños exponen sus identidades y las de sus familias online o si el malware comprado realmente infecta el ordenador de los adolescentes, lo que deja a sus familias en situación de vulnerabilidad al permitirles que utilicen el dispositivo infectado. Sus datos, incluidas las cuentas online y los detalles bancarios, pueden ser filtrados a los ciberdelincuentes», añadió Holman.

Distribución de malware a través de YouTube

Después de comprar y compilar su muestra de malware individualizada, algunos usuarios utilizan YouTube para comercializarla y distribuirla. Los investigadores de Avast han visto a usuarios crear un vídeo en YouTube que supuestamente incluye información sobre un juego crackeado o un truco del juego, al que enlazan. Sin embargo, la URL en realidad lleva a su malware. Para generar confianza en su vídeo, piden a otros usuarios en Discord que le den a me gusta y dejen comentarios, avalándolo y diciendo que es auténtico. En algunos casos incluso piden a otras personas que comenten que, si su software antivirus detecta el archivo como malicioso, se trata de un falso positivo.

«Esta técnica es bastante insidiosa, ya que en lugar de cuentas falsas y bots, se utilizan personas reales para votar el contenido dañino. Como las cuentas reales colaboran comentando de forma positiva el contenido, el enlace malicioso parece más fiable y, por tanto, puede engañar a más personas para que lo descarguen», comenta Jan Holman.

A través de la monitorización de las comunidades online, Avast descubrió que, a pesar de que los miembros del grupo se apoyan mutuamente con el cibercrimen entendido como una broma, pero también como un robo real de información y dinero, también hay conversaciones que se vuelven turbulentas con facilidad. Se observó una cantidad considerable de peleas, inestabilidad y acoso entre los usuarios con una competencia «despiadada» que llega al punto de apropiarse de la base de código de otra persona y difamarla.

Los creadores de malware son herramientas que permiten a los usuarios generar archivos maliciosos sin ninguna programación previa. Normalmente, los usuarios sólo tienen que seleccionar las funcionalidades y personalizar detalles como el icono. Hay varias familias de malware basadas en constructores que tienen interfaces de usuario similares con diseños, paletas de colores, nombres y logotipos ligeramente diferentes. Suelen ser proyectos de corta duración basados en un código fuente de GitHub o de algún otro constructor, rebautizados con un nuevo logotipo y nombre, y a veces ligeramente retocados o modificados con nuevas funcionalidades.

Avast ha creado detecciones que protegen a los usuarios de las muestras que se propagan en los servidores y se ha puesto en contacto con Discord para informar sobre estos grupos. Discord confirmó que toman medidas para hacer frente a este tipo de comunidades y ha prohibido los servidores asociados a los hallazgos de Avast.

Cómo proteger a los niños de las actividades oscuras en Internet:

Es muy importante enseñar a los niños a ser críticos con las ofertas atractivas, como nuevas funciones de juegos que no están disponibles en las tiendas oficiales o las versiones preliminares de juegos populares. Los padres y madres también deben educar a los niños sobre la importancia de la seguridad de las contraseñas y explicarles que nunca deben compartirlas con otras personas, aunque digan ser sus amigos o algún experto en videojuegos que les ofrezca ayuda. Para los menores más pequeños, es crucial no revelar ninguna información personal cuando juegan en plataformas multijugador, como Discord o el juego Minecraft. Además, los niños siguen necesitando orientación ética sobre lo que está bien o mal, también en el espacio digital. Lo que puede parecer aventurero y divertido puede acarrear graves daños a otros y ser un verdadero delito. Los niños y niñas pequeños pueden pensar que están a salvo ya que aún no son legalmente responsables, sin embargo, sus padres sí lo son. Es importante que los padres hablen con sus hijos sobre esto.

Ir arriba