La muerte del antivirus

Symantec es una de las compañías más importantes del sector de seguridad informática. El Norton Antivirus es uno de sus productos más conocidos y durante años fue considerado el protector por excelencia de millones de ordenadores en todo el mundo, por eso sorprende la declaración de sus analistas: la era del antivirus ha terminado.

Al menos el antivirus en la forma en la que lo conocimos. Brian Dye, vicepresidente de Symantec, habló con el diario estadounidense Wall Street Journal y confirmó que la compañía ya no basa la mayor parte de sus ingresos en el antivirus. Esto implicaría que los programas de seguridad informática ya no son rentables, al menos desde su punto de vista.

symantec

Los antivirus eran utilizados para prevenir la aparición de virus informáticos, pero en la actualidad la conectividad constante y las múltiples plataformas hacen que los programas nocivos (malware, spyware, etc.) se propaguen a velocidades incontrolables.

Las técnicas de ataques informáticos son tan sofisticadas hoy en día que el 55% pasan inadvertidas para cualquier antivirus. Symantec actualmente está trabajando en ampliar su presencia en el sector de consultoría y seguridad informática corporativa. Parece ser que los propios creadores del antivirus por excelencia reconocen que la única forma de mantener la seguridad es navegando con cuidado por sitios certificados, y aún así hay grandes riesgos.

Más allá del alarmismo, es apropiado decir que hoy en día un antivirus en solitario no ayuda a proteger un ordenador. Se necesitan nuevas medidas que complementen un antivirus ya que las amenazas son muchas y muy variadas.

Las amenazas on line son muchas, toman diferentes formas y pueden ocasionar todo tipo de problemas, desde robo de identidad hasta fallas en el disco rígido o en el funcionamiento del sistema operativo. Si bien un antivirus no es garantía de protección, si crea una barrera para lograr mayor seguridad. ¿Qué medidas tomarán los desarrolladores de antivirus para mantener a sus clientes?

¡Comparte!