Twitter como herramienta para el terrorismo ¿en serio?

Twitter, la famosa red social donde podemos dejar mensajes cortos que no superen los 140 caracteres, ha sido tildada como un ‘ente para el reclutamiento de terroristas bajo el amparo de Al-Qaeda‘. ¿Te parece una opinión exagerada? La revista Foreign Policía (Política Extranjera) de Estados Unidos publicó un artículo donde se ataca a Twitter y se especula con la idea de que los fondos que sostienen la red social son en realidad proporcionados por el grupo extremista islámico.

Una opinión extrema y ridícula. Más realista es decir que hay terroristas o partidarios de tendencias políticas extremistas que utilizan la red social, pero no que Twitter sea una herramienta para el levantamiento de los partidarios de la yijad en todo el mundo.

twitter-al-qaeda

La nota además no remarca un tema que en las últimas semanas ha estado en el ojo de la tormenta: el uso de información privada y la vigilancia que realizan las entidades gubernamentales sobre los usuarios. Estamos hablando principalmente de Estados Unidos, pero sus políticas de control se repiten en las principales naciones del mundo y este artículo tan peculiar no hace alusión al espionaje del gobierno, es más bien propaganda anti islamista, justo el extremo opuesto al de los terroristas de Al-Qaeda, ninguna de ambas posturas es sana para el mundo.

Twitter es una herramienta con usos sociales, como tal puede ser peligrosa pero siempre dependerá del usuario, no de la herramienta en sí. A la hora de discutir conceptos de seguridad nacional, privacidad y espionaje es importante poner las cosas en claro. Los que atacan a Twitter porque ven comentarios radicalizados en contra de la hegemonía estadounidense no alzarían la voz si la red social fuese partidaria de sus intereses.

Para el usuario que se siente al margen de esta disputa, Twitter es peligroso solo en la medida en que lo dejamos ser. ¿Creemos todo lo que leemos sin chequear las fuentes? ¿Nos unimos a cualquier causa sin conocer las razones de fondo?

Twitter ha salvado vidas, ha permitido que pueblos hasta ahora silenciados hablen y puede seguir siendo una herramienta interesante para el intercambio de opiniones, pero tiene sus desventajas y hay que lidiar con ellas.